ABRAN LA CAJA

Si hay una tipa jodida es esa Pandora.  Dejar escapar todos los males de la cajita y esparcirlos por el mundo fue una distracción terrible, pero cometer el error de haber dejado, allá, en el fondo, a la esperanza, es un acto de maldad supremo. Y no me vengan con que fue un accidente, o que fue una trampa,  o un señuelo irresistible a la curiosidad.  No pensemos giladas.

No Pandora, no. Si te decimos que no abras, no abras, ya sos una piba grande y si los dioses te dieron la cajita es porque tu currículum decía que eras entendida en la gestión de desdichas. Al final no te hicieron ni un sumario. Imagino que le habrás hecho tu mejor puchero a Hefesto, Epimeteo , Prometeo, Atlante, Menecio,  Japeto o a la mismísima Palas Atenea (otra jodida)  y alguno te hizo zafar. Son todos iguales estos inmortales, les sobra el tiempo y la experiencia,  pero los seducen con un par de ojitos, con cualquier placer fugaz.

pandora

Ahora la pagamos todos por tu culpa, es así. Y ya nos acostumbramos a las enfermedades, el dolor y todo el cotillón de penurias que nos adorna la vida desde que “echaste un ojito” en la caja, pero lo de la esperanza, eso es terrible. No hay forma de aguantarlo.

Ya te mandaste la macana, ¡Dejá abierta la caja!, ya está nena, ya está, dejá que la esperanza vuele, que se vaya. ¿No te das cuenta?, ¿Acaso no ves que la esperanza encarcelada es una mentira por la que no avanzamos? Si la esperanza fuese libre, si no la tuviéramos en cautiverio, sabríamos que solo nos queda decidir,  pelear, avanzar… ¿esperar que?, esperar nada.  Pero al tener esa noción flaquita de la esperanza todos nos engañamos y esperamos que ese bichito escuálido de la cajita nos ayude, que haga algún toque mágico y cambie los destinos.

Con el verso ese de “nos queda la esperanza” uno se tiene que resignar y listo, confiar en una noción, en una especie de hámster mitológico acurrucado en un rinconcito de la caja ¿Dónde se ha visto?

Abrí, Pandora, abrí que nos siguen haciendo el verso.

Please like & share:
Mariano

About Mariano

Deja un comentario